Buscar este blog

lunes, 4 de octubre de 2010

Masa Pizza Crujiente

Ingredientes:

400 gr de harina
100 gr de harina de sémola de trigo duro
1 cdta de sal
1 cdta de azúcar
1 cucharada de aceite de oliva
10 gr de levadura de panadería fresca
275 ml de agua


Preparación:

En la mesa de trabajo hacer un volcán con la harina y la sémola (esta le dará un toque crujiente a la masa, no es imprescindible pero para mi es la que le da el toque perfecto), dentro del volcán incorporar la levadura disuelta en agua tibia, el aceite, el azúcar y la sal. Amasar hasta conseguir una masa fina y elástica, unos 10 minutos. Este trabajo se puede hacer en amasadora.

Poner la masa en un bol, tapar con un paño limpio o con plástico de cocina y dejar fermentar al menos 40 minutos.

Una vez fermentada ponerla de nuevo sobre la encimera de la cocina y con las manos sacarle el aire amasándola de nuevo.

Espolvorear sobre la encimera harina y sémola y extender la masa lo más fina que podamos. Siempre extender con el rodillo moviendo la masa para extenderla, no moviéndonos nosotros y no la masa.

Enharinamos bien la masa y la enrollamos en el rodillo con el fin de pasarla a la bandeja para pizzas sin que se nos rompa.

Una vez en la bandeja quitamos el sobrante si fuera necesario y pinchamos toda la masa bien con un tenedor.

Precalentamos el horno a 220ºC y horneamos la masa sin ingredientes unos 8 minutos aproximadamente o hasta que veamos que está medio cocida y ha adquirido un bonito color dorado sin llegar a tostarse.

En este punto sacamos la base y le incorporamos los ingredientes al gusto de cada uno. También podemos dejarla precocinada para utilizarla en cualquier otro momento, se conserva perfectamente. Yo lo comprobé no hace mucho con unas bases que me quedaron de esta forma y estaban perfectas incluso a los tres días. Las conservé fuera del frigorífico sobre una rejilla, sin meterlas en ningún lado y al incorporarles los ingredientes y hornearlas de nuevo quedan como recién hechas.